El Celta se ganó el derecho a soñar   Los cuartos, como en Nochevieja, anunciaban el principio de una noche movidita. Los de Vigo ya traían en el cuerpo la resaca de otra fiesta, la del Bernabéu, y sufrieron. Por momentos, los nervios celestes y la borrachera de esperanza...